Breaking News

Del acoso escolar al cyberbullying

Two young girls bullying other young girl outdoorsEl fenómeno del acoso escolar no es nada nuevo – muchos adultos pueden recordar haber sido acosados en su niñez. Aunque el acoso escolar ‘tradicional’ puede estar relacionado con un abuso físico y verbal en el patio de la escuela a la hora del recreo, nuestra creciente dependencia en el Internet y en los dispositivos conectados significa que el acoso ya no termina cuando los niños salen de la escuela. En vez de eso, continúa en línea en forma de ciberacoso. En la actualidad, cerca del 17%* de todos los alumnos han sido víctimas de ataques de ciberacoso.

Una investigación realizada por Kaspersky Lab en cooperación con psicólogos especialistas en medios de la Universidad de Wuerzburg indica que uno de cada cinco adolescentes entre 12 y 15 años ha sido sujeto al ciberacoso. Esta es una etapa de desarrollo fundamental en la vida de un adolecente; ya que los niños se acercan a la pubertad y empiezan a pasar más tiempo en línea.

Con la creciente popularidad de las redes sociales como Facebook, Instagram y Twitter, la vida fuera de línea está cada vez más entrelazada con la vida en línea. Consecuentemente, es más difícil dejar atrás el acoso cuando el niño o la niña salen de la escuela. El acoso puede iniciar en el colegio y continuar en línea a través de las redes sociales.

Así como es necesario enseñar a los niños algunas técnicas de seguridad, también es importante enseñarles acerca del uso responsable de la tecnología. “Los niños deben desarrollar un sentido moralidad cuando se comunican con otras personas en línea, de la misma manera que lo hacen cuando interactúan en persona. Esto les fomentará más empatía y reducirá la probabilidad de que opten por participar en ciberdelitos o ciberacoso.  También es importante que comprendan, desde pequeños, los peligros potenciales relacionados con algunas actividades en línea”, explica David Emm, Investigador de Seguridad de Kaspersky Lab.

Aunque el ciberacoso no implica violencia física, hay evidencia que sugiere que el acoso cibernético es aún más intenso que el acoso escolar tradicional por las siguientes razones:

  • Es anónimo. Debido a que el ciberacoso puede permanecer sin rostro en un ambiente en línea anónimo, es más difícil establecer la identidad de los agresores y demostrar quién es finalmente el responsable. Esto también significa que los agresores están menos conectados emocionalmente con el daño que causan y entonces pueden llevar las cosas aún más lejos.
  • Es difícil escaparse. Hoy en día, la mayoría de las personas tienen acceso al Internet y toda la información humillante que se almacena en línea, teóricamente puede estar disponible para todas las personas y para siempre.
  • En línea todo el tiempo. Es más difícil escapar del ciberacoso porque se puede entrar en contacto con las víctimas a través de las computadoras o teléfonos inteligentes en cualquier momento y desde cualquier lugar.
  • Es más invasivo que la interacción cara a cara. Los agresores y las víctimas no se pueden ver uno al otro. Por consiguiente, no pueden ver las expresiones faciales de sus interlocutores, gestos o comportamiento espacial. Los agresores están más desconectados emocionalmente del daño que causan y como resultado están menos preocupados por los sentimientos y opiniones de los demás.

El problema se agrava porque dos de cada tres niños consideran el acoso cibernético un verdadero problema, pero pocos de ellos le informan a un adulto de confianza si están siendo víctimas del ciberacoso. La psicóloga Dra. Astrid Carolus, especialista en medios, de la Universidad de Wuerzburg, Alemania dijo: “El diálogo es muy importante para los niños pequeños victimas del ciberacoso. Si su hijo es una víctima, recuérdele que no está solo.  Es un problema que enfrentan muchos niños. Existe incluso una gran cantidad de celebridades que han sufrido y han hablado abiertamente acerca de sus experiencias”.

El acoso no es algo nuevo pero la tecnología ha hecho que sea más fácil para los agresores atacar a los vulnerables. El uso generalizado de las redes sociales ha traído nuestras vidas al ciberespacio y ha lanzado automáticamente leña al fuego. Entre más conocimiento tengamos acerca del acoso, sus causas y tácticas en la sociedad actual, vamos a ser capaces de frenar a los agresores mediante programas informados y eficaces.

 

Se puede encontrar más información y consejos de cómo combatir el ciberacoso en el portal educativo de Kaspersky Lab: http://kids.kaspersky.com/cyberbullying. Este sitio contiene información útil sobre acoso y modelos educativos acerca del tema.

  • Fuente de datos: Germany, Bündnis gegen Cybermobbing e.V. (2013); http://www.bündnis-gegen-cybermobbing.de

 

Check Also

niños y mentiras car

¿Pipí en la cama? Ya no más

La enuresis nocturna es un problema de salud que se caracteriza por mojar involuntaria y …

Deja un comentario