Las mejores posiciones para una lactancia exitosa

Lo primero que debes de buscar es una buena posición, que estés cómoda para poder apoyar al bebé permitiéndole que pueda asirse al pezón fácilmente, también es importantísimo que tu espalda esté apoyada al igual que tus brazos, porque si no después de algunas tomas te dolerán y producirán tensión y cansancio. Para esto es recomendable que te sientes derecha de preferencia en un sillón de brazos o utilizar almohadas o la “dona” y ya lista te pasen al bebé.

Una vez que estés lista coloca al bebé enfrente de tu pecho acunándolo en la curva de tu brazo, recargando la cabecita en el dobles interno del brazo y con la mano lo tomas de las pompitas para que pueda estar lo más horizontal posible frente a ti, panza con panza. El cuello del bebé se dobla un poquito hacia el pecho porque los estás acunando quedando más cómodo y cerca de la mama y el brazo del bebé queda alrededor del cuerpo de mamá. Si  sientes que está muy pegado y que le cuesta trabajo respirar, presiona las pompitas hacia ti haciendo palanca o detente un poco el pecho.

Para dar de comer primero que nada toma tu pecho  con la mano usando cuatro dedos por debajo y el pulgar por encima sobre la areola, formando una “C”, esto permitirá que no toques esta zona y que pueda el bebé asirse del pecho abarcando la mayor parte de areola y no solamente la punta del pezón, que resultará lastimándolo y no sacando realmente leche. Evita la posición de “cigarro” pues puedes obstruir el dejar libre la zona de la areola.

Estimula el labio inferior del bebé con el pezón hasta que pueda abrir bien la boca, centra el pezón y acércalo rápidamente al pecho, a veces tienes que oprimir suavemente la barbilla del bebé para que la abra bien. Al asir el bebé el pezón, su labio inferior debe estar hacia fuera  rodeándolo y no cerca de las encías, la lengua debe estar cerca del pezón por debajo, la barbilla

y la punta de la nariz tocando el pecho frente de él. El bebé para lactar, coloca el pezón dentro de su boca con la lengua por debajo, eleva la mandíbula inferior y comprime los senos lactantes con los labios superior e inferior hacia fuera (brida) descansando sobre la areola, los lados de la lengua  rodean el pezón y la areola, mientras el centro de la lengua comprime el pezón alargado contra el paladar. La parte de atrás de la lengua baja aumentando la presión negativa intraoral que sostiene el pezón en la boca y la leche fluye a la parte posterior de la boca, produciendo el proceso de deglución, traga  al levantarse la lengua durante la deglución y la mandíbula inferior se relaja. El bebé va a adquirir un ritmo en donde alternará el respirar y el tragar, y este ritmo mamá también lo siente en su pecho relajándola.

 

Posición de balón de fútbol americano.- Esta posición es muy cómoda si has tenido cesárea, tus pechos son más grandes, no se pesca bien del pezón también si hay zonas que no se han vaciado bien.

En esta posición tomas al bebé apoyado sobre tu brazo tomándole la cabecita sobre tu mano y dejando el resto del cuerpo sobre el brazo, las pompitas del bebé descánsalas sobre una almohada que colocas bajo tu codo y al lado de tu abdomen, mantén un poquito de presión contra ti para mantener  al bebé pegado a tu cuerpo. Detén la cabeza del bebé acunándola  en la mano inclinándola hacia delante utilizando soporte correcto del pecho y de la espalda, centrando el pezón y la areola a la boquita del bebé  frente de él  permitiéndole asirse , el bebé debe estar cómodo y no necesitar voltear la cabecita o subir la carita para pescar el pezón.

 

Posición acostada.- Te colocas recostada de lado frente al bebé, colocas una almohada detrás de tu espalda y otras bajo tu cabeza y hombros, permitiéndote estar cómoda y no echarte hacia delante o hacia atrás. Coloca tu brazo inferior bajo tu cabeza o acunando a tu bebé, el cual debe de estar recostado frente a ti y con otra almohada o toalla enrollada detrás de su espalda para apoyarse, centra el pezón y la areola frente a su boca.

Esta posición es muy cómoda para amamantar de noche y resulta mejor cuando el bebé es un poco más grandecito y no recién nacido, pídele de preferencia a tu marido que este junto a ti para evitar que te quedes dormida.

 

Carmen Vignon Castrejón

Especialista en Educación perinatal

Colaboradora de Cuido a mi Bebé A.C.

www.cuidoamibebe.mx

 

Check Also

¿Por qué mi bebé quiere sólo la leche directamente de mi seno y no la que guardé?

Es muy común y ¡ésta es la razón! No, aunque creas que es sólo tu …

Deja un comentario