Mi hijo no escucha ¿qué puedo hacer?

La hipoacusia no es evidente al momento de nacer.

Algunas enfermedades o padecimientos no son evidentes ni se pueden detectar en el  nacimiento, unas se manifiestan conforme el niño crece y se desarrolla. En la mayoría de los lactantes la detección de alguna discapacidad o enfermedad puede llegar demasiado tarde, como es el caso de la hipoacusia, también conocida como pérdida auditiva.

Los niños o bebés que no son detectados tempranamente pueden desarrollar limitaciones en su formación, principalmente en el lenguaje y el aprendizaje. Actualmente, el tamizaje auditivo se realiza al nacer o máximo hasta los 3 meses, en los sistemas de salud de México es de manera obligatoria y gratuita y éste detecta el tipo de sordera que puede tener el niño.

 

¿Cómo podemos saber que nuestro hijo no escucha?

Te describimos un caso de éxito, en dónde gracias al trabajo en equipo y a la tecnología que hoy existe, la evolución de un niño no se vio afectado, como es el caso de María una niña de 5 años.

Cuando María nació todo iba a la perfección hasta que cumplió casi 2 años y sus padres se dieron cuenta de que no podía expresarse verbalmente, es importante mencionar como antecedente que a María no le hicieron el tamiz auditivo ya que a sus padres no se los ofrecieron y desconocían el tema por ser primerizos. María desarrolló una lectura de labios por lo cual no era creíble que tuviera hipoacusia neurosensorial profunda, después de recorrer diferentes doctores y pruebas, confirmaron el diagnóstico.

Gracias a un familiar, comentaron que no era necesario que la niña aprendiera el lenguaje de señas para comunicarse, que su problema de sordera tenía solución con implante coclear ya que, por sus umbrales de audición, la amplificación mediante audífonos no era la mejor opción.

Toda la evaluación tomó meses, se realizó una cirugía para colocar el implante, que en este caso fue implantada con sonata y rondo bilateral (rondo es un tipo de procesador sin cables ni antena). Después de casi 4 semanas se hizo el encendido, aquí es cuando la verdadera rehabilitación inició. Estos dispositivos innovadores pueden ser el tratamiento de distintos tipos y grados de hipoacusia.

Al realizar el encendido se espera que el niño reconozca sonidos, y con el tiempo se entrenan las habilidades de habla, escucha y entendimiento, es importante tener en cuenta que el desarrollo del lenguaje en un niño normo oyente, toma entre 6 y 7 años para que el lenguaje se consolide.

María desde entonces ha tomado terapia de lenguaje y hoy gracias a la dedicación, constancia y tecnología es una niña normal, sonriente, segura de sí misma y habla como o mejor que una niña de su edad.

Check Also

Cómo evitar que tu bebé trague aire al tomar leche

La OMS recomienda que los recién nacidos sean amamantados, preferentemente, con leche materna durante los …