Breaking News

Se triplican en México los casos de colitis ulcerosa

endometriosis ch

Durante la última década, el número de nuevos casos de colitis ulcerosa por año en México ha pasado de 28 a 76, de acuerdo con información de centros de referencia como el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, lo que representa una seria llamada de atención para el diagnóstico y tratamiento oportuno de este padecimiento que, junto con la enfermedad de Crohn, compone la enfermedad inflamatoria intestinal (EII)1.

El Dr. José Lorenzo García, del laboratorio Biocodex México comenta que “la causa de esta afección aún se desconoce, aunque se ha postulado que es multifactorial, ya que en su desarrollo interactúan factores genéticos, inmunológicos y ambientales. Por ser una enfermedad crónica e incurable que afecta principalmente a adultos entre los 20 y los 40 años, las afectaciones en la calidad de vida de los pacientes tienen un impacto negativo en términos de productividad, por tratarse de población económicamente activa”.

Tanto la enfermedad de Crohn como la colitis ulcerosa presentan un alto grado de similitud en cuanto a síntomas, factores de riesgo y tratamiento. La principal diferencia entre ellas radica en la zona del aparato digestivo donde se produce la inflamación: mientras que la colitis ulcerosa afecta únicamente al intestino grueso y al colon, la enfermedad de Crohn puede afectar cualquier parte del tubo digestivo2.

Entre los síntomas más comunes de ambas enfermedades destacan la diarrea, el dolor abdominal, la fatiga y la sensación de evacuación incompleta. Dependiendo de la gravedad de la patología (leve, moderada o grave), se les puede atender con tratamientos farmacológicos convencionales, terapias biológicas, cirugía e incluso trasplante de células madre, cuando todos los demás han fracasado2.

En los últimos años, gran cantidad de estudios soportan con evidencia la hipótesis de que la microbiota juega un papel importante en el origen y evolución de la EII1, por considerar que desempeña probablemente una función decisiva en los estados inflamatorios del intestino3.

“Por su mecanismo antiinflamatorio, antibacteriano y antitoxínico —destaca el Dr. García— el único probiótico desarrollado a partir de la levadura Saccharomyces boulardii CNCM I-745®  es una buena alternativa para el cuidado de la salud de la microbiota e inclusive podría ser considerado como complemento en el tratamiento de la enfermedad inflamatoria intestinal, puesto que reduce la duración de la diarrea, no pierde su efecto con antibióticos y restaura la microflora intestinal4”.

Al ser un padecimiento crónico, con remisiones y recaídas, el diagnóstico de la enfermedad inflamatoria intestinal suele ser complejo y tardío, con el consecuente impacto en la calidad de los pacientes. Por lo anterior, es importante generar conciencia entre la población respecto de este trastorno, a fin de que las personas busquen información, consulten a su médico y se comprometan con el cuidado de su salud y la de sus familias.

 

Check Also

mascota car

Can Fest, el festival canino más grande de México

Evento canino único en su género en México, el Can Fest 2016 es un festival …