¿Tu hijo no crece y va mal en la escuela? Puede tratarse de una deficiencia de micronutrientes

Y aquí te decimos cómo prevenirlo y qué son estos micronutrientes.

Numerosos estudios realizados a lo largo de las últimas décadas destacan el papel que la nutrición durante el embarazo y la niñez, así como su efecto en la salud en etapas posteriores de la vida, influyendo, por ejemplo, en la salud de los huesos y en el desarrollo de obesidad. Al respecto el endocrinólogo pediatra, Dr. Miguel Ángel Guagnell comenta que “La deficiencia de micronutrientes en niños puede limitar su crecimiento y su desarrollo intelectual, también los vuelve más susceptibles a enfermedades infecciosas, disminuye su agudeza visual y en general aumenta el riesgo de mortalidad prematura”.

 

Ejemplo de lo anterior es el bajo consumo entre los niños de DHA, el cual contribuye al desarrollo y función cerebral. En este punto cabe destacar que “cinco puntos menos de Coeficiente Intelectual en una población pueden dar como resultado 60 por ciento menos de individuos superdotados”, puntualizó el especialista.

 

En ese mismo sentido, una encuesta realizada recientemente por el Instituto Ipsos, demostró que 89 por ciento de los mexicanos cree firmemente que la nutrición es la clave para tener una buena salud, mientras que el 73 por ciento de la misma población se preocupa por la variedad de nutrientes que sus hijos consumen diariamente.

 

La psicóloga Nancy Steinberg, habló de cómo podemos los padres influenciar a los adolescentes de forma positiva y comentó que “la deficiencia de ácidos grasos esenciales entre niños y adolescentes repercute negativamente en sus habilidades de aprendizaje y explica, al menos en parte, el incremento en los trastornos de la atención que se ha observado en los últimos años.”    

 

Cabe destacar que la tarea de los padres para lograr sus objetivos no es sencilla, ya que los niños y adolescentes corren el riesgo de una ingesta inadecuada de vitaminas y minerales. Recordemos que en esta etapa de la vida es común que sean difíciles y quisquillosos para comer, que salten las comidas, que coman demasiados productos con baja densidad nutricional, como galletas, papas fritas, pasteles, refrescos azucarados, y hasta que hagan dietas extremas.

Check Also

Code-switching y los mejores consejos para apoyar a tu hijo a aprender inglés

Rosalía Valero,  Strategic Development Head – Americas, nos comparte los mejores tips.   Desde joven …